Las chicas (del Nobel) son guerreras

0

Las mujeres sostienen la mitad del cielo, señala un proverbio chino.

Y parece que a veces esta labor callada se reconoce de la forma más visible. El pasado diez de diciembre tres mujeres recibieron el premio Nobel de la Paz: la presidenta de Liberia Ellen Johnson-Sirleaf, la también liberiana defensora de los derechos de las mujeres Leymah Gbowee y la política, periodista y activista pro derechos humanos yemení Tawakkul Karman, que desempeñó un papel importante en la llamada “primavera árabe” de su país.

El comité del Nobel del Parlamento noruego las eligió por su “lucha no violenta por la seguridad y el derecho de las mujeres a participar plenamente en la construcción de la paz”, según recoge La Vanguardia.

A Ellen Johnson-Sirleaf se le otorga el Nobel por ser la primer mujer africana elegida presidenta de forma  democrática, por haber puesto fin al conflicto armado en Liberia y por su contribución a la caída del anterior presidente, Charles Taylor, que actualmente está siendo procesado por un tribunal internacional por crímenes contra la humanidad.

Nacida en Monrovia hace 73 años, Johnson-Sirleaf,  en las elecciones de noviembre de 2005 se impuso a su principal oponente, el ex futbolista George Weah y en octubre de 2011 ha vuelto a ser elegida como presidenta.

La también liberiana Leymah Gbowee tiene 39 años, y en 2003 encabezó un movimiento que contribuyó a poner fin a la segunda guerra civil de su país, con una peculiar iniciativa que se dio en llamar huelga de sexo.

Por su parte, Tawakkul Karman es una política yemení y activista pro derechos humanos que lidera el grupo de Mujeres Periodistas Sin Cadenas. Además, según señala La jornada, “es la primera mujer árabe en ganar un Premio Nobel de la Paz y a sus 32 años, la ganadora más joven del galardón”. Yemen es uno de los países árabes a los que llegó la llamada “primavera árabe”, si bien no se han obtenido grandes cambios. El  presidente de Yemen, Ali Abdulá Saleh, se mantiene en el poder pese a la presión de numerosos grupos, entre los que se encuentra el liderado por Karman. En la ceremonia de entrega, la galardonada yemení  hizo un llamamiento para que los “déspotas árabes” sean juzgados.

Si quieres saber más sobre las mujeres consulta este enlace.

Antropología del género

Escrito por Noelia el 8 febrero, 2011
Feminismo, Novedades 2011

0

Beatriz Moncó

-

-
ISBN: 978-84-975668-2-7  •  248 páginas

-

A partir de los años ochenta del siglo pasado, la antropología del género ha venido a cubrir un espacio teórico y empírico en el que, gracias a la categoría analítica de género, se han planteado otros modos de captar, analizar e interpretar la práctica etnográfica y la realidad sociocultural que afecta a mujeres y hombres como agentes sociales.

Este libro pone a disposición de los lectores las diversas teorías y problemáticas que constituyen el núcleo de la antropología del género y les­ acerca a algunos aspectos que hoy día son relevantes, no solo desde una visión academicista de las relaciones e identidades de género, sino desde la cotidianidad de sus vidas.

Beatriz Moncó es profesora de Antropología Social en la Universidad Complutense de Madrid. Está especializada en antropología del género y antropología de la historia, ámbitos en los que ha publicado numerosos libros y artículos.

Puede comprar el libro pulsando este link

El sustrato cultural de la violencia de género

Escrito por pranera el 11 mayo, 2010
Feminismo, Novedades 2010

1

Ángeles de la Concha (coordinadora)

-

-
ISBN: 978-84-975667-5-9  •  324 páginas

-

La violencia de género ha adoptado múltiples formas a lo largo de la historia, unas más visibles que otras. Las menos visibles han sido, a menudo, las más insidiosas por actuar bajo diversos ropajes que la han ocultado, envolviéndola en discursos de distinta índole, científica, moral, psicológica o artística, activamente operantes en el seno de la cultura.

La literatura, el arte, el cine, la publicidad, los videojuegos y los medios de comunicación, en general, son íntimamente persuasivos por la seducción de sus representaciones y por la incesante circulación de los modelos que proponen. Descifrar los discursos que transmiten y que nos han configurado –a hombres y mujeres– a medida de fantasías de jerarquías y dominio que estallan en violencia cuando tropiezan con un conflicto, es el objetivo de este libro. Responde a la convicción de que, a pesar de la dificultad de desmantelar concepciones seculares, acuñadas en estereotipos sexuales y de género que han configurado opresivas nociones de identidad, hay logros indudables que ya están dando paso a identidades más plurales y liberadoras.