Me estás “tecnoestresando”

0

“Me estás estresando”, decían en aquel anuncio de cierta bebida con acento caribeño nada estresado. Pero más allá de anuncios y bromas lo cierto es que muchos andan (andamos) estresados a veces; concretamente tecnoestresados.

Vista de hoja Excel

El trabajo con hojas de cálculo genera estrés en algunas personas

Buceando en el libro “Tecnoestrés” de Susana Llorens, Marisa Salanova y Mercedes Ventura, una guía de intervención para casos de estrés relacionados con las nuevas tecnologías, he encontrado los siguientes enfoques sobre el origen de este tipo de estrés.

¿Te identificas con alguno?

  1. Desde el Modelo del estrés y coping, el tecnoestrés se produce cuando el usuario realiza una valoración negativa y percibe que no posee las estrategias de coping para afrontar la situación.
  2. Desde el Modelo de ajuste persona-ambiente, el tecnoestrés se produce cuando existe un desajuste (bien sea real o no) entre las características del usuario de la tecnología y del contexto tecnológico.
  3. Desde el Modelo vitamínico, el tecnoestrés se produce por un déficit de vitaminas o cuando se supere el punto óptimo de aquellas características que funcionan como las vitaminas DA.
  4. Desde el Modelo conceptual de comprensión del tecnoestrés, este se produce por la existencia de creadores del tecnoestrés y una falta de inhibidores.
  5. Desde el Modelo espiral de la salud ocupacional, el tecnoestrés se produce por una falta de recursos personales (falta de autoeficacia específica con la tecnología) que genera la percepción de demandas y falta de recursos tecnológicos.
  6. Entre los antecedentes del tecnoestrés se destacan las demandas tecnológicas (p. ej. sobrecarga mental), falta de recursos tecnológicos (p. ej. falta de apoyo social) y falta de recursos personales (p. ej. falta de autoeficacia específica con la tecnología).
  7. Entre las principales consecuencias del tecnoestrés se encuentra el burnout que se produce como consecuencia de una exposición prolongada a la experiencia de tecnoestrés.

Esta información es un resumen del apartado 2 del libro, titulado: “Proceso de etiología del tecnoestrés” (pag 76 y siguientes). Para leer el índice completo del libro o compraralo, haga clic aquí.

McLuhan y Breivik: hablan los expertos

0

Una editorial se parece a una redacción de un periódico con muchos redactores y corresponsales “flotantes”, los autores. Hay quienes se ocupan de Internacional, de Economía, de Sociedad, de Política etc. En Síntesis estamos muy contentos de poder contar entre nuestros proveedores de contenidos con grandes especialistas en áreas como la psicología, la educación, la historia, la geografía, el turismo, la enfermería, la fisioterapia y un largo etcétera.

Así que en cuanto surge la ocasión, gracias a un tema de actualidad o a otro tipo de acontecimiento, busco la forma de que estos profesionales y docentes expertos en su campo compartan con la Comunidad Sintética (los lectores de los libros de Síntesis, quienes siguen el blog y todos nuestros autores) sus puntos de vista y sus conocimientos, y nos ayuden a desentrañar aspectos de la realidad cotidiana. Pues ese es el principal objetivo de la prensa y de los libros, poner un poco de orden en la interpretación de lo que nos pasa. Por lo tanto, recordamos hoy dos artículos monográficos de especialistas.

  1. Medios calientes y fríos según McLuhan por David Rodríguez Mateos, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid. En el artículo se habla de internet, la web, informática y las tecnologías de la información (IT, TI), así como de las redes.
  1. ¿Es necesaria la intervención psicológica en Oslo? de José Ignacio Robles Sánchez , coautor de “Manual de salud mental en desastres“. En este artículo señala que existe una gran variedad de respuestas humanas a estos acontecimientos en función de una serie de factores, unos de ellos dependientes de la comunidad, de la familia y otros del propio sujeto. Robles Sánchez es comandante Psicólogo Jefe del Departamento de Psicología de la Escuela Militar de Sanidad y profesor del Departamento de Clínica de la Facultad de Psicología de la UCM.

Un catálogo de lo más televisivo

0

Tengo una teoría que no sé si vais a compartir… Mi teoría es que muchas de las series actuales no serían posibles sin nuestro catálogo.

Así como lo oyes (lo lees). Veamos. ¿Qué sería de Grissom, o de la rubia de CSI Miami o del Hodges de Bones sin este libro llamado Análisis químico de trazas?

Televisor vintage

Sin lo que se cuenta en este volumen sobre qué buscar y cómo buscarlo y procesarlo a estos personajes les resultaría imposible localizar al malo malísimo básandose en la minúscula partícula de polen que tenía pegada al tinte del pelo de una variedad floral que sólo crece en Virginia Occidental. O esa escama de un pez exótico del zoo de Nueva York si estamos hablando de “CSI NY”…

La cosa tampoco queda ahí, porque al hermano científico del policía de “Numbers” seguro que se le acabarían los recursos para analizar los patrones de todo tipo (de movimiento, de dinámica de grupos, de distribución de los cuerpos de agresor y víctima en un ascensor, de trayectos en el metro) si no contase con este libro: Análisis multivariable. Teoría y práctica en la investigación social. Y desde luego, la ilustre Temperance Brennan de “Bones” no sería quien es sin estos títulos de Antropología.

Catálogo de la editorial Síntesis 2012

La serie “Dos metros bajo tierra” (“Six Feet Under”) no sería tampoco lo mismo sin Antropología de la muerte de Manuel Fernández del Riesgo.

Por otra parte, en los concursos “Cifras y letras” y “Saber y ganar” la parte de los cálculos quedaría muy deslucida si los concursantes no han tenido acceso al saber que encierra Aritmética y calculadoras.

En fin, según todo lo anterior queda claro que lo que me lleva a afirmar que la parrilla televisiva actual no sería lo que es sin el completo catálogo de la Editorial Síntesis ;-) no es sólo amor de madre (de madre/editora), sino que es una conclusión basada en los hechos.

Si lo quieres comprobar por ti mismo, sólo tienes que darte una vuelta por el siguiente enlace.

La mochila de Síntesis

0

Como el curso está a punto de empezar (y en algunos casos ya lo ha hecho) es bueno hacer recuento de existencias. En Síntesis tenemos la cartera llena de proyectos o, en otras palabras, de títulos recién sacados del horno o a punto de terminar su “cocción”.

He aquí los títulos sobre educación que estamos a punto de publicar:

También tenemos en preparación un título sobre gestión financiera:

En el ámbito de la actividad deportiva:

Y finalmente en el campo de la intervención psicológica y sanitaria en breve publicaremos:

Factores psicológicos en atentados

0

Ayer 22 de julio se cumplió un año del atentado de Anders Behring Breivik en Utoya y Oslo que acabaría con la vida de 77 personas. Y además, tristemente, el pasado viernes se produjo el tiroteo de James Eagan Holmes, un estudiante de Medicina de veintitrés años, en el estreno de la última entrega de Batman en Aurora, Colorado.
Recuperamos algunas reflexiones que hiciera el año pasado José Ignacio Robles Sánchez, comandante Psicólogo Jefe del Departamento de Psicología de la Escuela Militar de Sanidad y profesor Asociado del Departamento de Clínica de la Facultad de Psicología de la UCM y autor junto con José Luis Medina de “Manual de salud mental en desastres”.

A continuación extractamos parte del artículo de Robles Sánchez “¿Es necesaria la intervención psicológica en Oslo?”, publicado el 1 de agosto de 2011 en el blog de Síntesis.

“En noticias de gran impacto mediático, como lo sucedido en Oslo es lógico y normal que se produzcan reacciones emocionales intensas. (…) Un acontecimiento traumático, o el haber sido testigo de un acontecimiento traumático, disparan el miedo, la indefensión, o el horror en respuesta a la amenaza real o percibida de muerte o lesión hacia uno mismo o hacia los demás. El individuo percibe normalmente los acontecimientos traumáticos como amenazantes para su vida y su seguridad, ya que son inesperados y repentinos y suelen ser raros y se caracterizan por su gran intensidad, por lo que producen un gran impacto psicológico. La prevención de estas reacciones y el abordaje y tratamiento de las mismas, una vez producidas, son labor de los equipos de intervención. Las conductas que se observan en estas situaciones son comportamientos de urgencia que se manifiestan en circunstancias excepcionalmente anormales. Por ello su significación y apreciación deben ser realizadas dentro del contexto situacional en el que se producen. En una situación anormal como la ocurrida en Oslo, se producen comportamientos individuales y colectivos distintos a los criterios habituales que rigen las conductas normales en la comunidad.

Robles y Medina también han publicado una guía de intervención psicológica para casos de desastres

Se ha comprobado la gran variedad de respuestas humanas a estos acontecimientos en función de una serie de factores, unos de ellos dependientes de la comunidad, de la familia y otros del propio sujeto. La gran mayoría de los autores coinciden en que los desastres provocados por la mano del hombre generan traumas mayores en las poblaciones afectadas que los provocados por las fuerzas de la naturaleza”.

-Texto completo del artículo de José Ignacio Robles Sánchez.
-Detalles del juicio de Breivik, cuya sentencia se conocerá el  próximo 24 de agosto.
-Entrevista a uno de los supervivientes de los atentados de Utoya, un año después.

La felicidad y los puentes

Escrito por Elena el 30 abril, 2012
Filosofía, Psicología, Sociología y trabajo social

0

“Todas las familias felices se parecen, pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada” decía Tolstoi en Ana Karenina.

Los días 9 y 10 de abril se celebró en Madrid el II Congreso de la Felicidad, bajo la dirección de Eduard Punset, y con ponentes como Mario Alonso Puig  y Luis Rojas Marcos.

Cartel del Congreso de la felicidad celebrado recientemente en Madrid

Quizá algunos de vosotros os pregunteis por qué escribir un post sobre la felicidad precisamente un lunes de “no puente” (en España es festivo el 1 de mayo; y en Madrid, además, también lo es el día 2), qué sentido tiene hablar de felicidad cuando nos ha tocado trabajar un día en el que otros muchos están disfrutando de la playa o la montaña. No es casualidad, masoquismo (aquí estamos todos en la oficina, como unos campeones), ni sadismo. En realidad es bastante evidente: la felicidad es un punto de vista, una forma de seleccionar en qué fijarse: y así, nos alegramos de que mañana y pasado sean festivos y nos alegramos también (y mucho) de tener trabajo en una  época con tanto desempleo.

Mientras tratamos de desarrollar este punto de vista, repitámonos que al fin y al cabo mañana es festivo y centrémonos en la tarea que tenemos entre manos. Así el día pasará mucho más rápido en la oficina…