Propuestas veraniegas

0

Las vacaciones estivales ya están aquí y muchos de vosotros ya estaréis pensando planes para julio y agosto o incluso algunos disfrutando ya de un merecido descanso. Una alternativa interesante para estos días son los cursos de verano de las universidades: aire acondicionado, compañía no ruidosa y alimento para el espíritu (o como dicen los ingleses, “food for thought”).

Aunque la oferta es amplia y variada, a nosotros nos han interesado dos especialmente, uno sobre encuestas de opinión y otro sobre arte, patrocinado por los Amigos del Museo del Prado.

Los telediarios y las páginas de los periódicos (y las pantallas de Internet) están llenos de referencias a encuestas de muchos tipos y al verlas, con frecuencia, uno se pregunta cómo las harán y si serán fiables, especialmente por las oscilaciones que se dan entre distintas agencias y medios de comunicación. Otras veces lo que uno se pregunta es a quién demonios le puede interesar saber cuántos dueños de gato declaran que su mascota ronronea más de ocho veces pero menos de diez de lunes a viernes, de tres a cuatro de la tarde…

Un ejemplo clásico que nos hace desconfiar son las encuestas que analizan la vida sexual de los nacionales de un país concreto bajo el patrocinio de un fabricante de profilácticos o por de una farmacéutica especializada en disfunciones sexuales.  Por otra parte, un lugar común respecto a las encuestas es aquello de “¿y cómo lo saben?; ¿a quién han preguntado? Porque a mí nunca me han preguntado… ¿conoces a alguien a quien le hayan hecho alguna vez una encuesta política?”. Al oir estas cosas a uno a veces le dan ganas de ponerse a explicar a la gente la ley de los grandes números o la “campana de Gauss”, pero estoy segura de que la peluquería,  el bar, o la cola del autobús, que es donde sueles oir este tipo de comentarios, no son los mejores sitios para ponerse a difundir los fundamentos de la estadística de buenas a primeras, por mucha vocación didáctica que uno pueda tener (además de que primero tendría que repasarme un poco la teoría, lo confieso).

Recuerdo que en mis tiempos en la Facultad de Ciencias de la Información, el profesor de Opinión pública (Jose Luis Dader, por más señas; que casualmente es autor de esta editorial) nos insistía en que toda información sobre una encuesta debería recoger su fiabilidad y su margen de error porque sin estos datos es imposible conocer la validez de los datos. Y es evidente que además de la información sobre los métodos empleados habría que indicar también quién ha encargado la encuesta.

Este tipo de cosas, los diferentes tipos de encuestas, y los distintos aspectos sobre métodos, estrategias y técnicas  a tener en cuenta a la hora de planificar y realizar estudios de este tipo los recoge con todo detalle  Mª Ángeles Cea D´Ancona en su libro “Metodología cuantitativa. Estrategias y técnicas de investigación social“, y los comentará en mayor o menor medida en el curso de verano de la Complutense llamado “Las encuestas de opinión en la sociedad actual: desafíos y oportunidades”, que se celebrará de 4 a 8 de julio, bajo la dirección de Ramón Ramos, presidente del CI y junto a un numeroso plantel de expertos, como José Juan Toharia. Más información sobre este curso aquí

Otro curso de verano de la Complutense que parece muy interesante es el titulado: “Obras de arte en busca de autor. Introducción al expertizaje“, dirigido por Francisco Calvo Serraller y que cuenta con expertos del Louvre, del Prado y del Metropolitan de Nueva York. La cuestión de cómo saber con certeza quién ha pintado cada cuadro y cuáles son las claves para detectarlo resulta un tema muy interesante. Otro punto importante respecto a las obras de arte que se va a tratar es su conservación. Títulos de Síntesis sobre pintura, restauración y patrimonio cultural aquí. Más información sobre el curso aquí