Me estás “tecnoestresando”

0

“Me estás estresando”, decían en aquel anuncio de cierta bebida con acento caribeño nada estresado. Pero más allá de anuncios y bromas lo cierto es que muchos andan (andamos) estresados a veces; concretamente tecnoestresados.

Vista de hoja Excel

El trabajo con hojas de cálculo genera estrés en algunas personas

Buceando en el libro “Tecnoestrés” de Susana Llorens, Marisa Salanova y Mercedes Ventura, una guía de intervención para casos de estrés relacionados con las nuevas tecnologías, he encontrado los siguientes enfoques sobre el origen de este tipo de estrés.

¿Te identificas con alguno?

  1. Desde el Modelo del estrés y coping, el tecnoestrés se produce cuando el usuario realiza una valoración negativa y percibe que no posee las estrategias de coping para afrontar la situación.
  2. Desde el Modelo de ajuste persona-ambiente, el tecnoestrés se produce cuando existe un desajuste (bien sea real o no) entre las características del usuario de la tecnología y del contexto tecnológico.
  3. Desde el Modelo vitamínico, el tecnoestrés se produce por un déficit de vitaminas o cuando se supere el punto óptimo de aquellas características que funcionan como las vitaminas DA.
  4. Desde el Modelo conceptual de comprensión del tecnoestrés, este se produce por la existencia de creadores del tecnoestrés y una falta de inhibidores.
  5. Desde el Modelo espiral de la salud ocupacional, el tecnoestrés se produce por una falta de recursos personales (falta de autoeficacia específica con la tecnología) que genera la percepción de demandas y falta de recursos tecnológicos.
  6. Entre los antecedentes del tecnoestrés se destacan las demandas tecnológicas (p. ej. sobrecarga mental), falta de recursos tecnológicos (p. ej. falta de apoyo social) y falta de recursos personales (p. ej. falta de autoeficacia específica con la tecnología).
  7. Entre las principales consecuencias del tecnoestrés se encuentra el burnout que se produce como consecuencia de una exposición prolongada a la experiencia de tecnoestrés.

Esta información es un resumen del apartado 2 del libro, titulado: “Proceso de etiología del tecnoestrés” (pag 76 y siguientes). Para leer el índice completo del libro o compraralo, haga clic aquí.

McLuhan y Breivik: hablan los expertos

0

Una editorial se parece a una redacción de un periódico con muchos redactores y corresponsales “flotantes”, los autores. Hay quienes se ocupan de Internacional, de Economía, de Sociedad, de Política etc. En Síntesis estamos muy contentos de poder contar entre nuestros proveedores de contenidos con grandes especialistas en áreas como la psicología, la educación, la historia, la geografía, el turismo, la enfermería, la fisioterapia y un largo etcétera.

Así que en cuanto surge la ocasión, gracias a un tema de actualidad o a otro tipo de acontecimiento, busco la forma de que estos profesionales y docentes expertos en su campo compartan con la Comunidad Sintética (los lectores de los libros de Síntesis, quienes siguen el blog y todos nuestros autores) sus puntos de vista y sus conocimientos, y nos ayuden a desentrañar aspectos de la realidad cotidiana. Pues ese es el principal objetivo de la prensa y de los libros, poner un poco de orden en la interpretación de lo que nos pasa. Por lo tanto, recordamos hoy dos artículos monográficos de especialistas.

  1. Medios calientes y fríos según McLuhan por David Rodríguez Mateos, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid. En el artículo se habla de internet, la web, informática y las tecnologías de la información (IT, TI), así como de las redes.
  1. ¿Es necesaria la intervención psicológica en Oslo? de José Ignacio Robles Sánchez , coautor de “Manual de salud mental en desastres“. En este artículo señala que existe una gran variedad de respuestas humanas a estos acontecimientos en función de una serie de factores, unos de ellos dependientes de la comunidad, de la familia y otros del propio sujeto. Robles Sánchez es comandante Psicólogo Jefe del Departamento de Psicología de la Escuela Militar de Sanidad y profesor del Departamento de Clínica de la Facultad de Psicología de la UCM.

El papel de los lectores

Escrito por Elena el 24 octubre, 2012
Actualidad, Internet, Marketing, Mundo del libro, Próximas publicaciones

0

Vivimos en un mundo conectado. Las empresas tratan de adaptarse a las necesidades y gustos de los consumidores y estos por su parte desean hacer oir su voz y sus opiniones respecto a lo que les gusta y lo que no, y sobre todo quieren que se les tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones. Además, como es sabido, muchos clientes basan sus decisiones en el boca-oreja (o “word of mouth” en inglés) y en otro tipo de recomendaciones.

Es un momento estupendo para que todo lector pueda expresar su opinión y sus deseos, a través de las redes sociales o comunicándose directamente con autores y editoriales.

Recomendaciones de los lectores en una librería de Madrid

El papel de los lectores cada vez es más importante. Recomendaciones de lectores en La Central de Callao en Madrid.

En la Editorial Síntesis también estamos deseando conocer tus opiniones sobre lo que crees que le falta a nuestro catálogo. Haznos saber si hay algún título que te gustaría ver en él. Para ello, puedes dejar un comentario en este post, escribir a elenaARROBAsintesis.com (sustituyendo ARROBA por el signo @; aquí lo reproducimos así para evitar el SPAM), o mandarnos un tweet a @edsintesis con la etiqueta #loquemegustaríaleer.

Anímate y cuéntanos tu opinión.

Proust y Joyce en las redes sociales

0

Hace unos días comentábamos los cambios que han supuesto las nuevas tecnologías del libro y de internet para el panorama literario. En aquel post recogíamos la noticia de Eva García Sáenz de Urturi, una bibliotecaria de Alicante que con su primera novela consiguió dejar atrás en la lista de los más vendidos de Amazon a Ken Follet y Matilde Asensi. Hoy por hoy, la tecnología permite que un autor se autoedite, distribuya su obra a través de librerías online o de blog, y que se dé a conocer ante un gran número de lectores a través de internet y de las redes sociales.

Imagen de nuestro perfil en la red social Twitter (https://twitter.com/edsintesis)

Es evidente que el tipo de narrativa que puede triunfar en el ámbito de la autoedición con grandes cifras de venta debe tener unas características que la conviertan en fenómeno de masas. En otras palabras, por la propia naturaleza del sistema de autoedición, dudo mucho que En busca del tiempo perdido de Proust o El Ulises de Joyce fueran a triunfar en el top ten de los ebooks más vendidos de Kindle, por más que los libros costasen 3 euros o nos regalaran magdalenas mojadas en té o una ración de casquería con adobo dublinés.

Por otra parte, pensándolo bien, la novela de Joyce daría para un Foursquare muy completo, todos esos check-in (registros) y badges (chapas, medallas) con los lugares que aparecen en el libro del irlandés, Fulanito acaba de hacer check-in en la biblioteca, Zutanito acaba de hacer check-in en la playa… los sonidos de alarma del smartphone se convertirían en onomatopeya y terminarían integrándose en la propia novela, como le habría gustado al propio Joyce, tan dado a imbricar los elementos de distinta procedencia en la narración, y de esta forma se crearía una nueva experiencia lectora, la de quien lee la novela con el smartphone en la mano y es interrumpido/enriquecido a cada párrafo por un bing que indica que alguien se ha internado en alguno de los rincones dublineses que se mencionan en la novela.

Por su parte, a Proust le veo más aplicación en algo tipo Facebook (“X ahora es amigo del Barón de Charlus”; un poco después “Y ha sido etiquetado en una foto del ‘cogollito’”) o en Pinterest: un despliegue de fotos de catedrales, calles, el río, primeros planos de manjares franceses a todo color y con todo detalle, planos medios de hombres más o menos apuestos… Y conceptualmente lo que más se ajustaría a Marcel Proust y su enfoque vital y literario sería, por supuesto, cualquier aplicación de realidad aumentada (o detenida, también; un time lapse peculiar, como esos de flores que se abren lentamente en primer plano).

En fin, resulta curioso imaginar este tipo de cosas.

Y de repente, una visión (o un visor)

2

El paseante de la Feria del Libro al llegar a la caseta 274 y levantar la vista se topa con un cartel interesante:

Nuevo sistema de visor on line para libros electrónicos, más rápido y cómodo


Y es que en Síntesis, en nuestra apuesta por el libro digital, hemos dado dos pasos adelante:

  1. Hemos incorporado un visor online, para que nuestros ebook se puedan ver cómoda y rápidamente en diversos dispositivos sin necesidad de instalarse programas adicionales y sin los problemas de conversión que surgen a veces. Además de lo anterior, esto supone las siguientes ventajas:
    • el usuario puede personalizar el sistema: dispone de su biblioteca y puede leer a pantalla completa eliminando menús.
    • se pueden añadir anotaciones al libro, gestionarlas y ver las publicadas por otros usuarios.
      el sistema integra acceso a Facebook y a Twitter.
    • el nuevo visor on line permite la compra en la modalidad suscripción temporal al libro.
  2. Por otra parte, hemos bajado sustancialmente los precios de los libros en versión digital y así, por ejemplo, en un título que en papel tiene un PVP de 16,50, en digital sólo cuesta 10,30. Más ejemplos aquí.

Recomendaciones para el tecnoestrés

0

¿Estás tratando de enseñar a alguien a manejar su nuevo portátil, o su Ipad? ¿Estás sumergiéndote en Internet por primera vez y andas un poco perdido y agobiado?
¿Te produce ansiedad la tecnología, por estar poco familiarizado o porque te pasas el día frente a la pantalla?
A continuación reproducimos un decálogo de recomendaciones procedentes del libro Tecnoestrés. La mayoría de ellas están dirigidas a personas que se inician en la tecnología, pero también las hay para quienes pasan demasiado tiempo sobre el teclado o descuidan su vida personal.

1. Diviértete con la tecnología. Comienza a usar el ordenador, juega con él para perderle el miedo. Puedes empezar por saber “cómo piensa” la tecnología.
2. “Don´t worry be happy!”. Existe muy poca probabilidad de que rompas la tecnología simplemente porque la uses. No olvides que aunque de manera accidental pudieras borrar un documento existen métodos para recuperarlo.
3. Sin pausas pero sin prisas. No quieras realizar operaciones complicadas. Comienza con tareas sencillas, fáciles, que te permitan ir adquiriendo experiencia y control de la situación. Y sigue tu ritmo. Si te pierdes, pide ayuda.
4. Perdona pero no olvides. Recuerda que puedes cometer errores al principio (todo el mundo lo hace). No te culpes ni te desmoralices por ello. Lo mejor es intentar aprender de los errores que cometas.
5. Date un capricho. Resulta indispensable que los avances en el uso de la tecnología se premien; por ejemplo, dando la oportunidad de ganar un portátil o un reconocimiento para la evaluación del desempeño o simplemente dándote un capricho.
6. Vive la vida laboral. Establece periodos para el contacto personal cada 4 o 6 horas para evitar la soledad que genera el uso de la tecnología. Tómate un café con un compañero. Invierte en amistades.
7. También hay vida después de la tecnología. Asegúrate de que la tecnología no es el centro de tu vida, sólo una herramienta para facilitar el trabajo. Asegúrate de que comes bien, haces ejercicio y descansas. E intenta equilibrar tu vida personal y laboral. Tómate tu tiempo de descanso, practica tus hobbies y “destecnologízate”.

Estas siete recomendaciones se han extraído de”Tecnoestrés” de Susana Llorens, Marisa Salanova y Mercedes Ventura (pag 157).