Un verdadero lechuguino

Escrito por Elena el 19 julio, 2012
Lengua y literatura, Origen de las palabras

0

Una de las áreas donde más se nota la edad o el salto generacional es la del vocabulario y, así, de igual manera que las personas de edad madura escuchan con perplejidad algunas expresiones de los jóvenes (“está de vicio”, “mola mazo”, “cero coma”, “no me ralles” y “no me rayes“, entre otras, por no mencionar el peculiar lenguaje de los SMS, chat o Whatsapp), es frecuente que a las nuevas generaciones les produzcan cierta hilaridad los insultos o las expresiones despectivas que eran habituales en el pasado. De este modo, por ejemplo, si a un veinteañero de lo más cool se le acerca alguien y le dice muy indignado “tú lo que eres es un lechuguino” el interpelado es más probable que tenga un ataque de risa que un ataque de ira.

Algo muy parecido pasaría si le llamara “chisgarabís“, aunque en este caso la reacción sería más bien de perplejidad y no de hilaridad. La palabra ‘lechuguino’ hace pensar en una lechuga pequeña, arrastra consigo una imagen visual, mientras que el término ‘chisgarabís’ realmente parece no tener ningún correlato reconocible a simple vista (a simple oído, en realidad). Menos mal que tenemos libros de etimología y diccionarios para que nos expliquen el origen de las palabras y su significado.

Según el Diccionario de Buitrago y Torijano (Diccionario del origen de las palabras, Espasa Calpe, Madrid,  2008) llamamos lechuguino “a quien presume, en el aspecto físico y mental, de madurez y conocimientos pese a ser excesivamente joven, o a quien es excesivamente cursi y afectado en el vestir o en los modales”. La razón es que “Parece ser que a principios del siglo XIX se puso de moda entre los jóvenes afrancesados, partidarios de la invasión napoleónica, vestir con calzones, levitas y sombreros de color verde“, continúa explicando el citado libro. Ese es el motivo por el que se les empezó a llamar “lechuguinos”, y así el continente pasó a referirse al contenido. (pag 137 Diccionario del origen de las palabras Alberto Buitrago y J. Agustín Torijano, Espasa Calpe, Madrid, 2008).

El término chisgarabís, por cierto, no aparece en el Diccionario de Buitrago y Torijano. Sin embargo, la Real Academia Española indica para esta voz lo siguiente:

chisgarabís.

(Voz imit.).

1. m. coloq. chiquilicuatro.

Sobre chiquilicuatro, a su vez, indica lo siguiente:

1. m. coloq. Zascandil, mequetrefe.

Es posible que a los jóvenes el término “chiquilicuatro” les resulte más familiar por el famoso “Chiquilicuatre” que nos representó en Eurovisión hace unos años, pero en todo caso es gracioso ver que para explicar un término pasado de moda se tiene que recurrir a otros también bastante desfasados, como zascandil o mequetrefe.

mequetrefe.

(Quizá del ár. hisp. *qaṭrás, el de andares ufanos).

1. m. coloq. Hombre entremetido, bullicioso y de poco provecho.

Y he aquí lo que recoge el Diccionario de la Real Academia Española para zascandil:

1. m. coloq. Hombre despreciable, ligero y enredador.

2. m. desus. Hombre astuto, engañador, por lo común estafador.

3. m. desus. Golpe repentino o acción pronta e impensada que sobreviene, comparable a un candilazo.

Qué curioso resulta bucear en el lenguaje.

De esnobs y petimetres

0

Hay palabras que pese a haber perdido la vigencia que tenían se siguen oyendo de vez en cuando, como es el caso de términos como “petimetre” que a los más jóvenes les resultará extraño.

Hemos querido saber de dónde viene y qué significa exactamente. Y hemos descubierto que “significa prácticamente lo mismo que lechuguino, ‘persona, por lo general joven, presuntuosa y afectada’”, según se explica en el Diccionario del origen de las palabras de Buitrago y Torijano (Espasa Calpe, Madrid, 2008; pag 190). Tanto petimetre como lechuguino “hacen referencia a estos mismos jóvenes afrancesados de finales del XVIII y comienzos del XIX que se las daban de cultos por el simple hecho de saber dos palabras en francés y que se atenían escrupulosamente a las modas y comportamientos que venían del país vecino”. La voz ‘petimetre’ es el resultado de la españolización del francés petit maître (pequeño maestro), expresión irónica para referirse a esos jóvenes que da a entender que se trata de pedantes.

Estos petimetres aficionados a repartir alegremente galicismos recuerdan mucho a algunos esnobs contemporáneos que no saben hablar sin emplear un anglicismo cada tres palabras, por ejemplo: “el share y el rating han bajado, así que nos estamos apartando de nuestro target y  además, el cashflow…”. En fin.

Qué hay detrás de la triple corona de la Roja II

0

En un post previo iniciábamos la entrevista a Iñaki Beni Ayerbe con motivo del triunfo de la selección española en la Eurocopa 2012 el pasado 1 de julio. Iñaki Beni es autor de Fundamentos de táctica y acción motriz en el deporte, y ha sido entrenador de las categorías inferiores del Real Madrid. Actualmente se prepara para un campus de fútbol que tendrá lugar en Japón. A continuación se reproduce la segunda parte de esa entrevista.

-¿Qué cualidades destacarías de Vicente del Bosque? ¿y de La Roja como equipo?

Vicente del Bosque es un ejemplo para todos los que trabajamos en categorías inferiores. Es un profundo conocedor del juego, fenomenal captador, sabe qué jugadores necesita para crear asociaciones óptimas de juego, dirige con sentido y serenidad los partidos y gestiona con inteligencia el vestuario para sacar lo máximo del jugador y del grupo.
España como equipo es el resultado de muchos años de trabajo. Exhibe muchas cualidades técnico-tácticas, siendo capaces de dominar la dinámica del partido a través de la pelota. Saben relajar y acelerar el partido pero siempre con la pelota. Cambiar la velocidad del balón con tanta precisión es fruto de mucho trabajo en sus equipos de origen, pero sobre todo de una idea que tanto Luis Aragonés como Vicente del Bosque supieron aplicar y continuar respectivamente. Además del fútbol, el valor humano y deportivo del equipo se ha demostrado en todos los partidos.

Jugadores de Alevín A del Real Madrid, entrenados por Iñaki Beni, sostienen la bandera española

-¿Qué le puede enseñar a un chico o a una chica la práctica del fútbol o el baloncesto, además de los ya sabidos hábitos saludables y afán de superación?

La selección española de fútbol y la de baloncesto son un ejemplo de valores a inculcar en los chicos y chicas. En la última Eurocopa de fútbol se vieron grandes ejemplos de valores:

  • Confianza en el trabajo: se empezó perdiendo en el primer partido contra Italia (único gol en contra del campeonato) y lejos de ponerse nerviosos, siguieron con su juego para conseguir empatar con el planteamiento original del “falso 9″.
  • Honestidad: en el último partido clasificación fueron a ganar a Croacia porque creían en el deporte más que en eliminar a Italia con un empate pactado.
  • Solidaridad: en el último gol de la Eurocopa Torres cede el gol a Mata. Ese gol ponía a Torres como máximo goleador con 4 goles, pero se lo quiso ceder a su compañero que acababa de salir a jugar. Al final, Torres es bota de oro de la Eurocopa con 3 goles por asistencias y minutos jugados, algo que seguro que ni sabía.
  • Compañerismo: lejos de las rivalidades entre los diferentes equipos de la Liga, el objetivo común es más grande y los jugadores son más compañeros que rivales. La celebración por Madrid y en Cibeles no sería tan intensa si en esa generación no hubiera amigos.

-Ballotelli hizo pruebas para entrar en La Masía y le rechazaron por falta de autocontrol y malas formas. Pepe, el jugador del Real Madrid, también ha tenido problemas en el campo por la misma razón. ¿Cómo se trabaja el autocontrol en el entorno social y competitivo con los chavales? ¿y la inteligencia emocional?

-El trabajo del autocontrol y la inteligencia emocional parte de entender cómo reacciona un jugador joven ante la ansiedad en la competición, y así conseguir que rinda y disfrute en momentos de tensión. Saber cómo es su entorno y su personalidad ayuda a entender sus reacciones en el juego. Saber leer sus reacciones y comportamientos también en su trato a los compañeros y rivales son signos a identificar en este tipo de jugadores para que puedan aprender jugando sin tensión.

-¿Has tenido noticia de cómo las habilidades trabajadas con los chavales para el deporte se han transferido con éxito a otras facetas de su vida? ¿recuerdas algún caso en especial?

-Hay algunos jugadores de la cantera del Real Madrid cuya situación personal no era fácil al llegar, y hoy en día son futbolistas profesionales o tienen su profesión. Vicente del Bosque ha ayudado a muchos de ellos cuando era director de cantera con su forma de ser. Otros entrenadores como Míchel siempre se han caracterizado por ser cercanos y trabajar estas habilidades comprendiendo el entorno del jugador como persona con el mismo peso que como jugador. Zidane también ayudó a Benzemá a ser el jugador que hoy es en el primer equipo y junto con Mourinho consiguieron sacar de él todo su potencial.
En mi caso sí que hemos tenido casos especiales en los que el jugador se ha bloqueado y avergonzado por cómo se comportaba su padre en la grada. Convencerle de que dentro del campo debe ser él y no su padre fue un trabajo de paciencia y confianza en sus posibilidades. Hoy este chaval sigue jugando al fútbol.

Equipo Alevín B del Real Madrid levantando la copa de Campeones en el torneo de Canillas 2011-2012

-Según tu experiencia, ¿cuál es la habilidad deportiva que resulta más díficil de enseñar?

-Todas las habilidades tienen su fase sensible. En edades tempranas lo más importante es incorporar recursos técnicos y avanzar poco a poco en el pensamiento táctico. En edades más avanzadas los vicios técnicos adquiridos son muy complicados de eliminar, pero se puede mejorar mucho el pensamiento táctico. Un signo muy evidente es ver partidos de la selección sub 17, sub 19, sub 20 y la absoluta. Estilos de juego similares con una reducción progresiva de errores en la toma de decisión y en consecuencia, de las ejecuciones técnicas. El resultado es una selección absoluta con mucha fluidez técnica y gran riqueza táctica. Lo importante para mí es la paciencia y confianza de sus entrenadores de cantera y de sus seleccionadores.

-¿Cómo es el jugador de fútbol ideal desde el punto de vista antropométrico? ¿Puedes poner un ejemplo real?

-Creo que es muy atrevido hablar de un jugador ideal antropométricamente, pero si tuviera que decir uno en fase adulta elegiría a Zinedine Zidane. Todas sus cadenas cinéticas son armónicas; sus capacidades físicas de potencia,  agilidad  y coordinación se activan sobre una estructura corporal eficaz, con lo que sus movimientos resultan ser muy plásticos. Está claro que la antropometría se debe apoyar en las capacidades motrices en torno al balón, ya que hay muchos jugadores que aún teniendo dismetrías siguen siendo muy plásticos con el balón, aunque menos eficaces.
En fases tempranas, la observación y seguimiento de estos datos es importante en la evolución del futbolista joven. En este sentido es importante que se mantenga una relación talla-peso lo mas óptima posible (índice de masa corporal normal) y ante posibles dudas en el desarrollo motor se puede observar el grado de osificación de los huesos del carpo (muñeca) para saber su posible evolución física. Cuando un jugador tiene calidad, creo que estos datos se deben usar como un complemento para decidir, pero no como un factor definitivo.

Iñaki Beni y colaboradores posando con un equipo de chavales japoneses

-¿Qué es la inteligencia motriz y qué jugador de la Liga Española te parece el mejor ejemplo de esa habilidad?

La inteligencia motriz es saber ver para decidir bien y así, ejecutar mejor. Un jugador con inteligencia motriz es consciente de sus limitaciones físicas, técnicas y tácticas, de modo que muestra más sus virtudes que sus limitaciones. Sabe descifrar las debilidades del rival y usarlas en favor del equipo, tapando las debilidades del equipo con su aportación. Xabi Alonso y Xavi Hernández son dos jugadores que, cada uno en su equipo, equilibran entre el proceso ofensivo y defensivo, temporizando en defensa con su posicionamiento y acelerando en ataque con su mejor virtud, el pase. Son referencia en su puesto porque son los “cerebros” de sus equipos, entendiendo si hace falta dosificar, parar o acelerar en función de la dinámica del partido.

A la hora de analizar el éxito o fracaso de toda entidad deportiva, además de los aspectos técnicos, físicos y psicológicos tratados también es preciso tener en cuenta es los aspectos relativos a la Dirección de recursos humanos dentro de la organización.

Para leer la primera parte de la entrevista pulsa aquí.

Qué hay detrás de la triple corona de La Roja

0

El pasado 1 de julio la selección española de fútbol conquistó la “triple corona” (Eurocopa, Copa del Mundo de fútbol y de nuevo Eurocopa de forma consecutiva). De esta forma culminaba una carrera ascendente y sostenida desde 2008 hasta hoy. Para que Casillas pudiera coger la copa emocionado y levantarla con los ojos llenos de lágrimas y para que Vicente Del Bosque fuera aclamado, ha sido necesario contar con una serie de recursos humanos, formativos, económicos y de gestión en los que con frecuencia no reparamos. La selección española no sería lo que es sin las canteras del Barça, del Madrid o del Valencia ni tampoco sin la tarea muchas veces callada de muchos entrenadores, preparadores y profesores de educación física de toda España e incluso de psicólogos del  deporte.

Iñaki Beni Ayerbe, exentrenador de las categorías infantiles del Real Madrid, sabe mucho sobre este tema además de ser un entusiasta del fútbol y de la educación deportiva. Iñaki nos ha dado unas claves en su libro Fundamentos de táctica y acción motriz en el deporte, que cuenta con presentación a cargo de Míchel.

Iñaki Beni analiza los fundamentos de táctica y acción motriz en el deporte a través del fútbol

Hemos aprovechado la triple corona de La Roja para plantearle a Iñaki Beni una serie de preguntas, de las que a continuación se reproduce la primera parte.

-Tradicionalmente se decía que los españoles tenemos un problema insalvable con las disciplinas de equipo, que contábamos con grandes figuras individuales (Manolo Santana, Severiano Ballesteros, Conchita Martínez, Arancha Sánchez Vicario, Perico Delgado… etc), pero que éramos incapaces de llevar esos talentos al juego de equipo. Las selecciones de fútbol y de baloncesto de la última generación han anulado esa limitación, ¿a qué crees que se debe el éxito de la selección española reciente en baloncesto y fútbol?

-Desde mi punto de vista como formador, el éxito de la selección española es fruto de una idea de juego enraizada en las canteras españolas, que ha dado como resultado una generación de futbolistas en la que el entrenamiento se basa en hacerse fuertes a través del balón. Esta idea combina técnica, táctica, estrategia y preparación física de forma óptima, pero a su vez aviva el proceso psicológico del que lleva la pelota y agota al rival. Por otro lado, esta combinación óptima siempre debe tener un director de orquesta que sea capaz de hacer sentirse importantes a sus integrantes, y de ese camino comenzado por Luis Aragonés, tiene mucha “culpa” también Vicente del Bosque.

Iñaki Beni Ayerbe con el equipo Alevin A de 2010-2011 del Real Madrid en Las Gaunas

-Se suele decir que en cada español hay un experto en fútbol o un seleccionador, ¿qué debería tener todo buen seleccionador? ¿y todo entrenador?

-Ser entrenador de fútbol es muy difícil, pero seleccionador aún más. El éxito cada uno lo ve en la consecución de unos objetivos y por eso lo más importante para un entrenador es marcar dónde está el listón del equipo. Una vez se marca hasta dónde se quiere llegar es importante saber cómo llegar. Para eso el entrenador debe saber diseñar tareas, planificar los entrenamientos, identificar las limitaciones y virtudes del equipo, dirigir los partidos, tener a cada jugador fuerte mentalmente, captar futbolistas, etc. En este sentido el seleccionador debe ser un gran entrenador pero a la vez un mejor captador. La mayoría del trabajo de un seleccionador es saber a quién necesita para una competición o gran torneo, y luego rendir en un periodo corto de tiempo. Aquí, tanto Vicente del Bosque como Luis Aragonés, con sus equipos técnicos respectivos, han satisfecho de forma sobresaliente la idea de éxito que marcaba este país de seleccionadores.

-Los jugadores de La Roja, comparados con los de otras selecciones nacionales, son más bajos y menos atléticos, pero más técnicos y con una coordinación extraordinaria. ¿Son realmente opciones incompatibles, físico y técnica como característica principal de un equipo, es decir, todo equipo debe optar por una u otra alternativa?

-Creo que España ha consolidado un estilo de juego que da toda la importancia al balón, con lo que el jugador que tenga condiciones técnico-tácticas de calidad para tratar bien el balón en su posición puede hacerse importante con independencia de su físico. Aún así, considero que en ciertas posiciones, el tener una buena envergadura física que aporte juego por arriba es un punto a favor. Éste puede ser el caso de los centrales, aunque destacan sobre todo por saber salir con el balón jugado. Piqué y Ramos han estado sensacionales en ambos aspectos, y Puyol con anterioridad también.

-¿Qué jugador te ha sorprendido o gustado más de La Roja en la Eurocopa 2012?

-Todos los jugadores que han participado han rendido a su mejor nivel, lo cual es difícil tras una temporada tan larga y tan intensa donde la competición entre Real Madrid y Barcelona no ha dejado opción al respiro. Como sorpresa, Jordi Alba se ha incorporado como lateral izquierdo a la selección con mucha naturalidad. En esta posición es difícil encontrar buenos jugadores en cantera.
Lo que más me ha gustado es el equipo, creo que tenemos una gran estructura: el mejor portero, la mejor línea de cuatro con dos centrales efectivos y dos laterales ofensivos que saben defender, un centro del campo con la mayor calidad del mundo para generar juego y llegar a gol desde atrás (falso 9), extremos con capacidad para jugar por dentro y por fuera, y sobre todo un banquillo del que se puede sacar otro equipo igual de competitivo.

Iñaki con su equipo posando con la Copa del Mundo en Villagarcía

-¿Qué significa realmente la expresión “leer una jugada” o “leer un partido”? ¿Qué habilidad o elemento es esencial a la hora de anticiparse al contrario?

-En el fútbol, como en cualquier deporte de equipo, es importante saber leer lo que está pasando en todo momento, para poder dirigir el partido según lo previsto. Habitualmente los entrenadores miramos el principio del partido como la portada de un periódico, hay muchas noticias que leer pero con una mirada debemos saber sacar lo esencial del día y contrastarlo con lo del día anterior. Con esto me refiero al hecho de jugar el partido en la cabeza antes de que se produzca, reproducirlo con las posibles situaciones que se puedan dar. Esta labor da mucha ventaja a la hora de resolver y decidir rápido. También es fundamental tener jugadores que sepan leer el juego desde dentro y ayudantes técnicos que aporten más lecturas desde fuera. Del Bosque ha demostrado con sus cambios que el partido que se jugaba lo había jugado muchas veces con anterioridad en su mente junto con su equipo técnico.

-¿Qué habilidades perceptivas te parece más importante trabajar con los chavales que juegan al fútbol?

-En el entrenamiento de base, el trabajo perceptivo va asociado o no a la realidad competitiva, en función de cómo diseñemos las tareas. Si las tareas son próximas a la competición, se conseguirán más situaciones reales y por tanto se conseguirá tener mejores estímulos a percibir. Los jugadores españoles tienen muy automatizadas las situaciones de juego que se dan en su estilo de juego. Sus estímulos son casi siempre conocidos, con lo que anticipan muy bien el juego yendo un pasito por delante del rival. De esta forma el desarrollo de una habilidad como la “anticipación perceptiva” permite al jugador desarrollar una atención selectiva ante los diferentes estímulos del partido, que aumentará su posibilidad de decidir mejor.

-¿Qué habilidades son las esenciales para trabajar la toma de decisiones?

-Cuando el jugador decide durante el juego se suele decir que lo más difícil es hacerlo fácil. La toma de decisiones es uno de los mayores objetivos de trabajo en el entrenador de cantera ya que ha de conseguir que sus jugadores lleguen a hacerlo fácil aún siendo difícil.
Para ello es fundamental conseguir que el jugador anticipe lo que puede ocurrir (percibir bien) para colocarse correctamente y decidir de forma que se creen situaciones de ventaja.

El equipo justo en el momento de saltar al campo

-¿Qué es el entrenamiento perceptivo y hasta qué punto es responsable del éxito de jugadores como Iniesta, Xavi Hernández, Casillas o Xabi Alonso o de la selección española en su conjunto?

-El entrenamiento perceptivo es la búsqueda de la mejora en la selección de estímulos procedentes de las situaciones de juego. Una cualidad común en todos estos jugadores es que son capaces de percibir lo que hay en el lado contrario antes de que les llegue el balón, por lo que su entrenamiento en este sentido y su experiencia son clave. Llega un punto en que el estilo genera muchos patrones conocidos que automatizan la percepción. En el caso de Casillas gran parte de su entrenamiento y experiencia es percibir desde dónde y cómo sale al balón que puede ser peligro para su portería, y así entender su trayectoria y reducir su tiempo de reacción: un centro, un último pase, una acción a balón parado, un tiro, etc.

-En tu libro dedicas un capítulo entero al pensamiento táctico, en el que analizas cómo se enseña a decidir para competir. ¿Puedes explicar brevemente cómo se enseña a un jugador a tomar decisiones correctas?

-Este capítulo incide sobre la idea de que el jugador que es capaz de equilibrar su capacidad para percibir y decidir (pensamiento táctico) con su capacidad para ejecutar (técnica) puede tener mucha mejor capacidad para competir. Para mejorar el pensamiento táctico en competición creo que el entrenamiento cognitivo es imprescindible. Enseñar a decidir es un proceso largo donde hay que ser muy paciente para saber ver buenas decisiones, reforzándolas aunque no haya buena ejecución. Por eso entrenar lo que el futbolista piensa y por qué lo piensa es algo que reside en el entrenamiento cognitivo. En el caso de encontrar respuestas no tan buenas es mejor reflexionar positivamente sobre posibles decisiones que se podrían mejorar. Todas las situaciones que se muestran en el capítulo han sido contrastadas con muchos entrenadores para saber cuál es la decisión más correcta o la menos incorrecta.

En breve publicaremos la segunda parte de la entrevista a Iñaki Beni Ayerbe.

Planes para el verano

0

El verano ya está aquí, así que es buen momento para ir preparando una lista de planes para estos meses de calor y vacaciones.

He aquí una lista con la que quizá te identifiques:

Intuición y razón

Escrito por Elena el 22 junio, 2012
Actualidad, Filosofía, Psicología

0

Intuición y razón son como un matrimonio mal avenido. A este respecto, Albert Einstein, una de las mentes más brillantes del siglo XX y alguien considerado de una gran capacidad para el raciocinio, decía lo siguiente:

La mente intuitiva es un don sagrado mientras que la mente racional es un sirviente leal. Hemos creado una sociedad que rinde honores al sirviente y se ha olvidado del don.

Albert Einstein en 1921

Últimamente han proliferado los libros y artículos sobre la inteligencia emocional, el flow, la gestión de las emociones y la relación cuerpo-mente.
Para algunos, esta nueva tendencia hacia lo emocional supone simplemente un nuevo giro en el péndulo que va de intuición a razón y viceversa. Para otros se trata más bien de la recuperación de una parte esencial del hombre que nunca se debería perder de vista.

En este artículo (en inglés) profundizan en las relaciones entre intuición y pensamiento racional.